Ministro de Salud inauguró congreso de actualización en fibrosis quística

drerazoEl ministro de Salud, Álvaro Erazo, abrió el encuentro que reunió a más de 230 profesionales de la salud que tratan a personas afectadas por fibrosis quística, En Chile, uno de cada 8 mil o 9 mil niños desarrolla esta enfermedad.

La capacidad de anticipar la edad de diagnóstico y mejorar significativamente la sobrevida de los pacientes fueron algunos de los aspectos que destacó la autoridad al referirse a los logros del Programa Nacional que se constituyó para tratar la fibrosis quística.

drerazoEl ministro de Salud, Álvaro Erazo, abrió el encuentro que reunió a más de 230 profesionales de la salud que tratan a personas afectadas por fibrosis quística, En Chile, uno de cada 8 mil o 9 mil niños desarrolla esta enfermedad.

La capacidad de anticipar la edad de diagnóstico y mejorar significativamente la sobrevida de los pacientes fueron algunos de los aspectos que destacó la autoridad al referirse a los logros del Programa Nacional que se constituyó para tratar la fibrosis quística.

“Este problema de salud nos ha acompañado en el proceso de priorización, particularmente en una Reforma que establece garantías explícitas”, sostuvo el secretario de Estado frente a neumólogos de Adultos y Niños, gastroenterólogos, nutriólogos, genetistas, endocrinólogos, pediatras, kinesiólogos y enfermeras especializados en el tratamiento de la enfermedad genética letal más frecuente de la raza blanca.

A la fecha, se mantienen en el programa nacional 326 pacientes que son en un 56,4% hombres, tienen una edad promedio de 14 años y 5 meses y en el 63,2% de los casos presenta un estado nutricional normal. El secretario de Estado contextualizó las acciones realizadas en salud en el marco de los derechos del niño y la necesidad de dar continuidad a estas políticas que “constituyen un pilar fundamental del sistema de protección social”.

Hoy, la Fibrosis Quística está cubierta por el AUGE proceso que el ministro Erazo recordó como complejo refiriéndose a “los momentos vividos a fines de los 90 con familiares que demandaban atención por todos los medios”. Agregó que “no sólo se debe dimensionar las enfermedades de mayor prevalencia sino de aquellas enfermedades que constituyen una carga financiera y que terminan empobreciendo a las familias”.

El año 2003 se midió la sobrevida de los pacientes con fibrosis quística y se constató que de 221 pacientes, un 25.8% (57/221) eran mayores de 15 años y 7.7% (17/221) mayores de 18 años. En la actualidad el 39.3% (128/326) es mayor de 15 años y el 23.0% (75/326) es mayor de 18 años.

Desde 2006 en adelante la edad promedio de diagnóstico es de de 5 años y 6 meses, cifra que indica una mejora sustantiva de los procesos de detección de la enfermedad con el consiguiente impacto en la sobre vida y mejores condiciones vitales de las personas que padecen esta enfermedad.

En la gestión como ministra de Salud de la Presidenta Bachelet, se inició el programa nacional de fibrosis quística, esfuerzo de carácter integral destinado al 75% de la población del país beneficiaria del sistema público de salud. En la actualidad, y en plena ejecución, la Unidad de Salud Respiratoria del ministerio de Salud tiene la responsabilidad de conducir esta iniciativa.

Bajo la dirección nacional de un especialista en neumología pediátrica del ministerio, se han estandarizado los criterios de diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, estrategia que ha exigido adquirir equipamiento e insumos para poder realizar diversos exámenes y comprar fármacos específicos contra la fibrosis quística.

“La forma en que enfrentamos la pandemia nos dejó una gran lección: pudimos contar con una red capaz de articularse porque hoy tenemos un sistema nacional de salud, hecho que ha sido valorado por la OMS y por instituciones nacionales del ámbito público y privado”. El ministro Erazo agregó que “los sistemas segmentados dispersos, atomizados, no contribuyen a las políticas públicas.

La autoridad declaró que a pesar de los avances, “tenemos relevantes desafíos para seguir avanzando en la detección temprana y el tratamiento exitoso de las personas afectadas por este problema de salud”. Dentro de los aspectos que todavía se debe perfeccionar, mencionó la necesidad de mejorar y chequear el diagnóstico en los casos dudosos, recordando que hay casos reportados que se diagnosticaron sin los estándares actuales, además, de la necesidad de completar el estudio genético de los pacientes diagnosticados e identificar las mutaciones que son propias de nuestro país y posiblemente del Cono Sur.

También se refirió a la mejora de algunos aspectos, como la difusión en establecimientos de atención primaria de los criterios de derivación y la estandarización de laboratorios a lo largo del país, especialmente en los aspectos microbiológicos y digestivos.

“Otros aspectos que aún demandan de nosotros mayores esfuerzos están relacionados con mantener la modernización del arsenal terapéutico e implementar el screening neonatal”, agregó, al tiempo que anunció que en concordancia con la política de trasplantes y donación de órganos que se está promoviendo, “dentro de los próximos 2 ó 3 años tendremos que disponer de un programa de trasplante pulmonar, además de instalar en forma regular un sistema de evaluación de calidad de vida”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *