Testimonio de Javiera

claudia_test“Clap clap clap…. suena la mano de mi mamita en mi espaldita… clap, clap, clap…. Hacemos todos los días esto con mi mami o mi papi, es para botar la polla madre…. El día que la bote, voy a ser sanita y nunca más tendré que hacerlo….”. Eso me acuerdo de niña, que creía que había una polla madre, del cual salían todas la flemas que tenia que botar día a día. Por supuesto, no existe tal cosa como la “polla madre”, pero me imagino que me daba aliento a seguir, tener una meta me ayudaba.

[…]